Perrito caliente o hot dog, ¿por qué se llama así?

Repasamos la historia y los orígenes de uno de los bocadillos más populares del mundo

Por muy estadounidense que parezca, el “hot dog” no es un invento americano. Es la sucesión de una serie de eventos y causalidades que dieron lugar a que una porción de carne picada se envolviera en pan y terminase por llamarse perrito caliente. Cada paso pertenece a una parte de una historia que comienza, como pronto, en Mesopotamia.

HISTORIA DEL “HOT DOG”

De los orígenes de la salchicha no hay nada claro pero muchas fuentes coinciden en que el surgimiento de este embutido se dio alrededor del 3.000 a.C. Todas las culturas aprendieron a aprovechar aquellas partes de los animales (carne, sangre o vísceras), que por una razón u otra iban a ser desechadas pero podían ingerirse. De hecho, en casi todas las cocinas del mundo se pueden encontrar diferentes tipos de salchichas. Desde nuestra morcilla, butifarra, chistorra, fuet o chorizo, por mencionar solo algunas, hasta la salchicha de Viena o Toulouse, la bologna americana, el kranjska klobasa eslovaca o el cabanossi polaco.

La salchicha Frankfurt, con denominación de origen demográfica protegida desde 1860, es la salchicha original de los perritos calientes. En Alemania se la conoce originariamente como “salchicha dachshund”, un dato fundamental a la hora de comprender la historia.

DE ALEMANIA AL MUNDO

Aunque la creación de los perritos calientes parezca que proviene de Estados Unidos, los que realmente lo inventaron fueron los alemanes. ¡Sorpresa! A pesar de que sus orígenes surgieron en Alemania, el nombre que los hizo populares proviene (más o menos) del país americano.

Durante el siglo XIX, fueron miles los alemanes que cruzaron el charco en busca de una vida mejor. Emigrantes que, además de instaurar nuevas costumbres, llevaron hasta allí un nuevo embutido hecho a base de carne picada: las salchichas Frankfurt o “salchicha dachshund”. Un nuevo producto que conquistó el paladar de todos los locales debido a su sabor y a su bajo coste de producción y venta.

Uno de estos alemanes, aprovechó la popularidad del producto para comenzar a comercializar sus salchichas recién cocinadas. Pero, observando que los que se la llevaban para comer en la calle (el clásico “take away”) terminaban por quemarse la mano, le pidió a un panadero que crease un pan especial para acompañarlas al mismo tiempo sirviera para sujetarlas. De esta forma surgió el pan para los perritos, un bollito tierno y esponjoso que se ha convertido en la mejor manera de llevárselo a la boca. Pero… ¿de dónde viene su nombre?

TODO POR UN DIBUJO…

En uno de los tan míticos partidos de béisbol estadounidenses, un alemán decidió acudir al partido a vender sus “salchicha dachshund” envueltas en pan. Para darse a conocer y lograr venderlas todas, el vendedor voceaba: “They’re red hot! Get your “dachshund sausages” while they’re red hot” (¡Están al rojo vivo! Consigue tus “dachshund” salchichas ahora que están calientes). Una frase que llamaba la atención de todos aquellos que estaban a su alrededor al no poder encontrar significado a una de aquellas palabras, a “dachshund”.

Entre ellos estaba el humorista gráfico Tad Dorgan, quién entendía un perfecto alemán y se echó a reír entendiendo el significado de aquello. Pues, además de referirse a las salchichas, esa palabra quería decir “perro salchicha”. Unos días más tarde, el dibujante decidió hacer una viñeta de un perrito salchicha metido entre dos panes y haciendo que ese embutido alemán se convirtiera en uno de los platos más conocidos de la cocina estadounidense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *